Programa de Mediación

Mediación Escolar

Sabemos que socialmente existe un aumento de la violencia y de conductas agresivas o disociales en determinadas relaciones y desde la Fundación y a través de sus colegios, dado que no son realidades inconexas a todo esto, se ha implementado diferentes programas de mediación con el objetivo de mejorar la convivencia no sólo en el centro, sino también en las relaciones de los alumnos fuera del colegio, con amigos, en sus hogares, etc., creando un entorno pacífico en el que poder educar, trabajar valores como el respeto, la participación, la comunicación, la libertad, la tolerancia, el perdón…

Se ha sensibilizado a la comunidad educativa con la necesidad de incorporar a los alumnos en determinados procesos que hasta día de hoy eran impensables, como por ejemplo en la comunicación, en la elaboración de las normas de clase o en la gestión de los conflictos o problemas entre otros.

¿Qué buscamos con nuestro programa de Mediación Escolar?

Con el Programa de Mediación buscamos que los alumnos sean capaces de solucionar y gestionar los problemas y las situaciones conflictivas de forma autónoma, fomentando la actitud dialogante entre los miembros de la comunidad educativa y dotándoles de estrategias para la resolución de conflictos; para conseguir esto debemos fomentar la empatía, la escucha activa,  favorecer la comunicación entre las partes afectadas, reducir la hostilidad, evitar el efecto bola de nieve en conflictos aparentemente pueriles, establecer consensos y puntos de encuentro, etc., y todo ello con una estrategia organizativa y formativa adecuada.

En Fundación pretendemos que todos los alumnos sean responsables de estos comportamientos maduros y reflexivos desde su pertenencia al colegio desde los primeros años y no tener que esperar a ser ciudadanos adultos para aprender estos valores. Son ciudadanos desde que nacen y por tanto deben sentirse comprometidos y valiosos en la construcción de esta comunidad educativa y social.

Estos programas no son idénticos unos a otros o fórmulas exactas, sino que van a respetar la idiosincrasia de cada colegio y se van a contextualizar a la realidad de cada centro, de tal manera que cada colegio va a personalizar y a diseñar su propio programa de mediación educativa para que, de respuesta a su realidad, pero las directrices generales serán comunes para que no pierdan la significatividad del programa.

Ejemplos de mediación escolar

El Programa de Mediación se inicia desde educación infantil, impartiendo formación sobre inteligencia emocional, ayudando a los alumnos a reconocer sus propias emociones, identificarlas y posteriormente expresarlas. En educación primaria y secundaria ya se inicia la organización de los alumnos propiamente en el programa.

En los centros FEyE existen alumnos ayudantes que detectan los posibles problemas en un estadio temprano y que buscan la mejor vía para resolverlos. Estos alumnos ayudantes forman de un programa de formación específica sobre habilidades sociales e inteligencia emocional, convirtiéndose en figuras de referencia entre sus iguales ante cualquier conflicto o problema. A medida que el programa va creciendo y madurando los alumnos ayudantes se convierten en mediadores lo que les faculta para esa resolución entre compañeros. Estos alumnos mediadores también pueden ofrecer sus estrategias de resolución no sólo a conflictos entre compañeros, sino también con docentes o incluso en alguna situación difícil con alguna familia.

Creemos que estos alumnos mediante prácticas de participación democrática y el diálogo desarrollan de actitudes como la tolerancia, la comprensión, la asertividad, la empatía y el perdón, que reducen las agresiones y el maltrato entre iguales. Estos alumnos son instrumentos de paz al servicio no sólo del clima del centro o de la comunidad educativa, sino como ciudadanos de una sociedad que pretende crear un contexto pacífico y respetuoso, comprometidos con la construcción de una sociedad que no tolera la violencia. Sean cuales sean los problemas o conflictos siempre se pueden establecer caminos de comunicación, entendimiento y de resolución adecuados y coherentes con el mensaje de Jesús de Nazaret.