EL PROYECTO DE LA FEYE

El fin último de la Fundación es responder a su propio nombre: EDUCAR Y EVANGELIZAR. Para ello es importante saber dónde estamos y a dónde queremos llegar.

Hay elementos que nos indican la orientación de este proyecto: nuestros ESTATUTOS nos dan legitimidad, nuestro LOGO ofrece visibililidad, nuestros CENTROS son la razón de nuestro existir, nuestros DOCUMENTOS son pistas que nos orientan y nos dan seguridad y la INNOVACIÓN es un rasgo que nos distingue y en la que invertimos muchos esfuerzos porque ofrecen CALIDAD a nuestra acción educativa. La presencia de Jesús y María en nuestra misión nos ayuda a ofrecer la CALIDEZ que queremos que exista siempre en nuestros centros, donde no sólo se quiera a los alumnos, sino donde ellos se sientan queridos.

Compartimos este proyecto con los educadores y con las familias. Somos conscientes de que sólo, si es un PROYECTO COMÚN, podemos llegar a alcanzar el éxito. Por eso no puede ser sólo un papel, sino la vida misma que vamos configurando con el esfuerzo y el apoyo de todos.

Desde el inicio hemos tenido claro que sólo podremos responder de manera adecuada a nuestra Misión: “Educar y Evangelizar”, si acertamos a combinar de manera eficaz las habilidades que conforman las que hemos denominado “las tres competencias básicas de la Fundación”: la Competencia Espiritual, la Competencia Relacional y la Competencia Pedagógica.

Desde el inicio de la Fundación estas tres competencias, a modo de grandes cimientos o de indicadores básicos de nuestra acción educativa, han estado presentes en nuestro actuar.